Dios no ha tenido velas en este encierro