La Merced le apuesta a un mirador turístico